Observatorioenlinea

“Carvallo el dolido”, “Las niñerías del PVEM”

“Carvallo el dolido”, “Las niñerías del PVEM”

 Por Edgar Pucheta

Al equipo político del Diputado Electo por el Distrito XIX de los Tuxtlas, le dolió la fiesta de cumpleaños que celebró Vicente Benítez González. Es más, hasta al mismo candidato le debe haber molestado saber quiénes respondieron a la convocatoria del Oficial Mayor de la SEV

Sin antesalas ni besamanos, políticos de todos los niveles, se turnaban para la foto del que sin duda, tiene mucha simpatía y aceptación en las cúpulas de poder de los escenarios políticos (ojo, que no estoy diciendo que entre la gente, pero si con los grupos de poder).

A Carvallo le pegó que fue virtualmente derrotado por su soberbia, pasó de exigir, a pedir con menos rudeza y finalmente suplicar, el apoyo a los líderes de la zona, para que le sumaran su capital político, a la desinflada campaña que le organizaba su círculo de colaboradores y por supuesto, el partido rémora, el Verde Ecologista.

Dado la tardía solicitud de apoyo de los Carvallistas, debo confesar que llegué a pensar que ni con las alianzas ganaría el ahora Diputado Electo. No fue mi pronóstico el que falló, fue el electorado, así que cuando Carvallo falle, no le pidamos a él que responda a sus compromisos, eso estimado lector, reprócheselo a quienes votaron por él y si usted está en la lista de los que dieron el triunfo al PRI, pues ya ni llorar es bueno.

Así, con alianzas, caminó la campaña, levantando lo que los sabios operadores de Jorge Carvallo dejaron caer. Desde Santiago Avendaño Barrios, quien recuperó lo que el PVEM estaba tirando por la borda en Ángel R. Cabada, hasta Nemesio Domínguez Domínguez en Santiago Tuxtla, la familia Pérez Garay en San Andrés Tuxtla y el polémico Jorge González Azamar en Catemaco, por mencionar algunos, fueron los verdaderos artífices del triunfo repentino e inesperado de Carvallo.

Y claro que la unidad de estos grupos no se vio en una foto junto al candidato, ni con ellos haciendo campaña a favor de Carvallo. Fue la filtración, publicación y viralización de una foto de todos estos y otros políticos de la zona, al lado de Vicente Benítez González, la que dio el mensaje. Había línea, iban a sacar el proyecto porque a fin de cuentas son, como ellos dicen, “institucionales”, pero nunca fue por el candidato.

Eso dejó en Jorge Carvallo Delfín una espina clavada, sin duda sabía que sin esa alianza en la recta final de su campaña, el resultado hubiera sido más apretado para el triunfo, o es más, hubiera sido adverso y hoy estaríamos hablando de una Diputada Federal de Morena.

El partido rémora que hizo fórmula con el PRI, hizo honor a su nombre y se mostró muy verde, falto de estrategia, carente de estructura y todo pese a tener el respaldo y la bendición del Fidel

Herrera Beltrán, a través de su hijo Javier Herrera Borunda, para consolidar al PVEM como puntal del PRI. No es casual que de los colores del PRI, sea el verde un tercera parte, resultante de la segmentación del logotipo.

A diferencia de Oaxaca y Chiapas, donde el Partido Verde sumó votos frescos al desgastado PRI, en Veracruz, y en especial en los Tuxtlas, el Verde vino a dividir al priismo, en vez de crear una nueva estructura, agarró a los resentidos, los relegados y hasta a priistas devaluados como Toño Méndez en Cabada, para envolver en novedad su propuesta política.

Efectivamente la estrategia fue fallida, los mensajes eran claros, el Verde era el PRI contra el PRI, divisionismo a todo vapor.

Ahora, en el mismo lugar donde Vicente Benítez celebró su cumpleaños y recibió a políticos, queridos, odiados y hasta olvidados (se vio a varios resucitados como Salvador Guerrero), el Partido Verde convoca a una fiesta y en un entrelíneas nada sutil y por demás corriente, explica que esa celebración, que no fue pública, ni baile masivo, ni verbena popular, será opacada indiscutiblemente por el gran baile y festejo que en agradecimiento con su electorado, hace el PVEM de los Tuxtlas en la Finca Agaltepec, de Catemaco.

Las niñerías del Verde dejan mal parado al Diputado Electo, actúan como si las elecciones no hubieran terminado ya, seguramente porque en el fondo saben que no ganaron, al menos no limpiamente, y necesitan legitimar su “triunfo robado”. Peor aún si la invitación la hacen desde una dirección de correo presuntamente oficial (jorgecarvallo.diputadofederal@gmail.com), y el que firma la invitación es otra persona, en este caso Julián Organista Barranca.

Cito el texto sin alteraciones, tal cual fue enviado:

“QUERIDOS AMIGOS Y COMPAÑEROS DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN:

ES UN PLACER SALUDARLES POR ESTE MEDIO.

EL PARTIDO VERDE ECOLOGÍSTA HACE UNA ATENTA Y CORDIAL INVITACIÓN PARA QUE NOS ACOMPAÑEN A FESTEJAR UN VERDADERO CONVIVIO EN LA FINCA AGALTEPÉC, EN CATEMACO, ALGO QUE REALMENTE DESTAQUE Y MUESTRE UN VERDADERO MÚSCULO SOCIAL Y POLÍTICO. DEJAREMOS OPACADOS EVENTOS QUE SOLO DEMUESTRAN PEQUEÑOS ESFUERZOS POR SOBRESALIR EN LA SOCIEDAD DEL SUR.

LA INTENCIÓN ES FESTEJAR Y AGRADECER LOS RESULTADOS DE LA CONTIENDA ELECTORAL DEL PASADO 7 DE JUNIO, DONDE ARRASAMOS EN EL DISTRITO XIX, GRACIAS A NUESTRO EQUIPO DE TRABAJO, UN VERDADERO EQUIPO DE PROFESIONALES, QUIENES SÍ DESTACAN EN LA CLASE POLÍTICA DE DICHO DISTRITO.

AGRADECEREMOS SU APOYO, COMPAÑÍA Y DIFUSIÓN DE DICHO EVENTO, PARA QUE TENGA EL IMPACTO QUE MERECE UN BUEN FESTEJO BIEN ORGANIZADO COMO LA GENTE DE LA ZONA SE LO MERECE.

AGRADEZCO SU ATENCIÓN Y ESPERAMOS CONTAR CON SU VALIOSA PRESENRCIA.

ATENTAMENTE:

COORDINACIÓN DISTRITAL.”

Adjunto a este mensaje, una imagen membretada del PVEM con los detalles del evento y una justificación más ligera del motivo del festejo, sin insinuar que va a estar mejor que el cumpleaños de Benítez, pero eso sí, se sigue entendiendo que es como una respuesta a esa fiesta.

Al cierre de esta edición, me comentan algunos que se dicen bien informados, que Julián Organista canceló la fiesta, otros colegas me platican que de plano negó haber invitado a fiesta alguna, la verdad si se cancela o no, de lo único que dudo es que no haya sido verdad la intención de competir con un baile popular en Agaltepec, contra un festejo particular como lo fue el cumpleaños de Vicente Benítez.

Si de por sí habrá quien se escandalice por el gasto que debió significar una fiesta así, más es de preocuparse que organicen una supuestamente más ostentosa, pero con recursos de un partido político que estuvo en tribunales por el inexplicable gasto en campañas.

El Verde ya tiene experiencia en algo, en mandar a pintar bardas y luego quitarlas, y aparte negar que las mandó a pintar. Por qué habría yo de creer que fue falsa la organización del festejo post electoral carvallista, si ya han dado muestras de tirar la piedra y esconder la mano.

Insisto, las elecciones ya se acabaron, esforzarse por legitimar un triunfo por lástima, donde sus compañeros de partido le brindaron respaldo y votos sólo por institucionalidad y lealtad al PRI, pero nunca por el soberbio candidato, es una acción estéril, infantil y hasta absurda.

La fiesta del Oficial Mayor de la SEV fue un evento de amigos y familiares, con la implícita convocatoria política, pero nunca un evento abierto al público para mostrar “músculo social y político”. La verbena del Partido Verde, bajo esta premisa, es sólo el primero de una serie de “pequeños esfuerzos por sobresalir en la sociedad del sur”, levantando la imagen de un quien, dicho sea de paso, una vez esté en la Cámara de Diputados, va a buscar estar más tiempo en su casa, en su tierra, donde nació y a donde pertenecen sus afectos y anhelos verdaderos. Por supuesto que estoy hablando de quedarse en el Distrito Federal., para estar más cerca de Toluca.

Leave a Reply

Your email address will not be published.