Nuevo gasolinazo afectará economía de los Tuxtlas

Nuevo gasolinazo afectará economía de los Tuxtlas

Al caño el sexenio de los Tuxtlas de Duarte|

Inicia el octavo mes del año y con él,  el incremento a las gasolinas y el diesel, que seguramente y aunque las autoridades federales se empeñen en argumentar lo contrario, se registrará una escalada de precios, que aunado a los bajos sueldos existentes, auguran una crisis económica mayor a la que se está viviendo actualmente y que para los Tuxtlas representará un quebranto mayor a la economía de los ya de por sí pobres habitantes.

El gobierno federal trató de ocultar los incrementos de combustible, seguramente por las campañas que se avecinaban, y que confundieron a la población al creer que con sólo un aumento ya no se registrarian otros, el problema es que por casi un año estuvieron ganando lo que seria paulatino si hubieran seguido subiendo la gasolina y diesel en un menor porcentaje, es decir si hubiera sido paulatino, de 15 a 20 centavos, no de más de 2 pesos.

Si el país se encuentra en crisis, el estado de Veracruz lo padece más, pero la región tuxtleca, se convierte en un punto donde la economía se ve desfavorecida por la falta de empleos bien pagados, lo que provoca además que más familias sufran para si quiera conseguir sustento para comer, ya no se diga para comprar artículos que no sean de la canasta básica.

Definitivamente este no fue el sexenio de los Tuxtlas, como se había ufanado e decir el aún Gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, quien con lo único que contribuyó al igual que su antecesor Fidel Herrera Beltrán, es con extender más placas para taxi, las que han incrementado de 250 que se tenían en San Andrés Tuxtla, a más de 1600, que actualmente recorren las angostas calles de la ciudad.

Convirtiéndose en una fuente mínima de empleo, ya que al haber más taxis, las ganancias que se tienen actualmente son pocas, pues se tienen que repartir en los diversos ruleteros que existen en la zona, causando que muchos de los propietarios de las mismas, empiecen a venderlas, considerando que no son ya más negocio, como era antaño, en que tenían más de la llamada “cuenta”, que es lo que sale libre de las diversas carreras.

Ciertamente que estos taxis, han servido como fuente de empleo para cientos de egresados de las diversas instituciones universitarias que existen en la zona e inclusive en otros lugares y que al no encontrar trabajas bien remunerados, deciden participar como choferes de los mismos, haciendo que este sea un competido mundo laboral para esta serie de profesionistas que no encuentran otra forma de ganar.

Es lamentable que no se consiguió ni si quiera el mínimo porcentaje de buen resultado para los Tuxtlas, una zona rica en cultura, tradición, lugares, vegetación y sobre todo su gente, que a pesar de tener todos los elementos y las ganas de hacer las cosas bien, se tienen que dedicar a cosas que si bien no denigran, pues es un trabajo al fin, no son ni la cuarta parte de las proyecciones que se tenían por parte de los entusiastas jóvenes.

Aun se tenía confianza en que cambiarían las cosas, y que se convertiría en un lugar detonante de la cultura, del turismo y otros elementos, pero por el contrario, la falta de vías de comunicación, aunado a muchos otros factores, han impedido que se convierta en lo que se soñó alguna vez, la zona más productiva y el famoso sexenio de los Tuxtlas, se ha ido al caño, convirtiéndose en solo una falacia más de quien no cumplió con la zona.

Ahora como reclamarle a un gobernante que según su declaración patrimonial, es pobre, casi argumentando que se le apoye, porque al salir del gobierno, será tendrá más necesidad que los habitantes de una región como la que proyectó según su discurso en la más rica joya de la corona veracruzana, por lo que hay que esperar que tanto se sigue afectando a la región con el olvido y ahora con esos incrementos.