COLUMNA APUNTES, POR MANUEL ROSETE CHAVEZ “ALGO SALIO MAL CON EL CARTEL DE ARTURO, QUE SE LES FUERON ENCIMA”

COLUMNA APUNTES, POR MANUEL ROSETE CHAVEZ “ALGO SALIO MAL CON EL CARTEL DE ARTURO, QUE SE LES FUERON ENCIMA”

Cajas chinas electoreras

 

Sin duda, el pez gordo, el único, y el más importante que logró detener y encerrar el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, en su fiero combate contra los corruptos del pasado, fue el exsecretario de Seguridad Pública en el gobierno de Javier Duarte de Ochoa, Arturo Bermúdez Zurita, “Capitán tormenta”, vinculado a proceso desde su detención por los delitos de abuso de autoridad y tráfico de influencias, o sea, por nada.

Para los miles de veracruzanos afectados de alguna manera por la actuación criminal de la policía en el gobierno de Javier Duarte, las acusaciones que le hicieron a Bermúdez fueron cachetadas en el rostro. ¿Cómo es posible que habiendo señalamientos directos de ciudadanos que vieron cómo policías del estado se llevaron en camionetas oficiales a sus familiares y, luego, aparecieron ejecutados o de plano nunca los encontraron, ahora salgan con que el señor solo incurrió en “abuso de autoridad y tráfico de influencias”? Eso simplemente no podía ser, ¿y nuestros difuntos, y nuestros desaparecidos, y las fortunas que les arrebataron a empresarios veracruzanos policías pertenecientes a la Secretaría de Seguridad Pública, y los carros robados y… tantos y tantos delitos que cometieron en contra de miles de paisanos, qué?

Se nos dijo, pero nunca se comprobó, que a Bermúdez le habían decomisado algunos bienes. ¿Cuántos, cuáles, dónde quedaron, con qué valor?, nadie lo sabe. Lo que sí hemos visto ha sido el rostro siempre sonriente de don Arturo Bermúdez cuando lo sacan del penal al juzgado para que acuda a una de sus audiencias. Nunca deja su elegante traje, si acaso le ponen un chaleco de reo; jamás abandona la sonrisa y nunca deja de echar relajo con los empleados del penal de Pacho que lo acompañan. ¿Por qué esa conducta?, nos preguntamos… La respuesta es simple, porque no le preocupa estar ahí a buen resguardo, lejos de la población reclusa por supuesto, en condiciones de privilegio, cumpliendo algún plazo pactado para obtener su libertad e irse al extranjero a disfrutar de sus inmensas riquezas, dejando atrás a cientos de hogares destrozados.

Pero algo salió mal. En lo que coinciden veracruzanos con los que hemos compartido el tema es que ante la cercanía de la elección para gobernador del estado y la poca aceptación que ha tenido ante la sociedad el proyecto transexenal del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, en quien nadie cree, tuvieron que activar otra caja china y ahí está, a detener a los cómplices de Bermúdez, que suelten la sopa y, por fin, hacer justicia a los familiares de cientos de desaparecidos.

El show de ayer dio principio alrededor de las diez la mañana, cuando a la sala de juicios orales del penal de Pacho Viejo ingresaron 19 personas, entre mandos policíacos y policías estatales, quienes enfrentan cargos por desaparición forzada de al menos 15 personas. En medio de un fuerte operativo de seguridad, ingresó primero el exsecretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, luego el exdirector de Prevención y Reinserción Social, Oscar Sánchez Tirado, ambos ya presos, el primero por abuso de autoridad y el segundo por desaparición. Enseguida hizo acto de presencia Roberto González Meza, exdirector de la Fuerza Civil y el último extitular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) estatal durante el gobierno, José Nabor Nava Holguín, brazo derecho de Bermúdez. A estos le siguieron 16 policías estatales, todos vinculados en el proceso penal 22 /2018 por desaparición forzada.

Para llevar a cabo estas acciones ilícitas, detalla la indagatoria, la Secretaría de Seguridad Pública contaba en el sexenio de Duarte con dos grupos que actuaban de forma plenamente organizada, ambos bajo el mando de Bermúdez Zurita, a quien se le viene el mundo encima pues cuando los detenidos sean señalados ellos responderán: “yo solo obedecí instrucciones”.

Más de 14 meses tuvieron que pasar para que los grupos de familiares de desaparecidos y de veracruzanos que no han querido sumarse a esas organizaciones, pero que han padecido crímenes de familiares a manos de elementos de la policía estatal, para que por fin se asome un poco de esperanza en la justicia. Lamentable que esto sea motivado por cuestiones electorales, para que el gobierno gane credibilidad, pero de lo perdido, lo que aparezca… Bien.

 

Piden que se impute a Duarte

en desapariciones forzadas

 

“La detención de los mandos policiales es solamente la punta del iceberg, ya que se requiere que se procese a quienes estaban dirigiendo las corporaciones”, opinó la integrante del Colectivo Solecito de Veracruz, Lucía de los Ángeles Díaz Genao.

Señaló que se requiere que el exsecretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, y el exgobernador Javier Duarte de Ochoa sean imputados también por el delito de desaparición forzada ya que cuando menos estaban informados de lo que sucedía bajo su mando: “Yo lo veo con expectativa porque realmente esto nada más viene siendo un escalón, faltan los verdaderos culpables de toda esta situación, no en el sentido de que estos no sean culpables sino de que quienes están arriba son los que más deben de pagar por el asunto de las desapariciones que son los que todavía no vemos, que se les imputen temas como desaparición forzada, Bermúdez Zurita, Duarte”.

Lucía de los Ángeles Díaz opina que la detención es positiva, pero es necesario que no se quede solamente en los actuales, sino que se requiere que sean procesados los altos mandos. La integrante del Colectivo señaló que en caso de que no se realice de esa manera, sería una “falacia”.

“De no existir estamos hablando de una falacia, de una justicia falaz porque él sabía todo lo que estaba sucediendo, fueron desapariciones forzadas durante seis años (…) no hay que conformarnos con esto, estos son apenas un escalón”.

 

Contralor, tapadera para el Congreso

 

Una nueva denuncia pública hace la diputada local Cinthya Amaranta Lobato Calderón, la del intento de designación del contralor interno del Congreso local, en la que puede haber “perfiles a modo” para evitar transparentar el uso de los recursos del Poder Legislativo. Explica que al ser el propio Congreso local el que designe a su contralor se erige como “juez y parte” por lo cual se debe cambiar esta situación.

En otro tema, demandó que el presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso local, Sergio Hernández Hernández, informe las razones de utilizar a personal del Poder Legislativo durante su registro como precandidato a la diputación local del Partido Acción Nacional (PAN), pues dijo que se puede tratar de una irregularidad…Pues si tiene razón Cinthya, como siempre.

 

Xalapa Florece

 

La ocurrencia que tuvo el jefe de prensa de la actual comuna de Xalapa, Guillermo Manzano, de sacar un impreso del Ayuntamiento de Xalapa, el “Xalapa Florece”, con la intención de sustituir con ello el servicio de los medios de comunicación, ha puesto a varios ediles en contra de esa absurda disposición. Un Ayuntamiento no está para crear medios de comunicación, y pretender informar con ese a los xalapeños representa todo un reto. Tendrían que imprimir una vez por semana cuando menos 200 mil ejemplares y armar una red de distribución gratuita del medio. Es verdaderamente una ocurrencia sin sentido.

 

Yuri con Javier Herrera

 

Hasta anoche, en la dirigencia estatal del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), hoy propiedad del exgobernador Fidel Herrera Beltrán, se daba por hecho que la fórmula de sus candidatos al Senado de la República estará compuesta por la cantante veracruzana Yuridia Valenzuela “Yuri” y Javier Herrera Borunda, el hijo grillo de El Tío. De confirmarse esta filtración la pareja estará dando la pelea en contra de Julen Rementería y Yazmín de los Angeles Copete Zapot, de la alianza PAN-PRD-MC; Juan Nicolás Callejas Roldán y María del Carmen Pinete Vargas, del PRI, y la potente dupla morenista Rocío Nahle y Ricardo Ahued…

 

Reflexión

 

El pasado miércoles no fue un día tranquilo, nueve personas murieron durante una balacera en Río Blanco, más los cadáveres que aparecieron, como todos los días, por todos los rumbos de la geografía veracruzana. La delincuencia sin control como afirma el clero.