Observatorioenlinea

El periodismo en tiempo de crisis. De lealtades y cosas peores: Nemesio,Tomas Montoya, Divaj y Rosendo

El periodismo en tiempo de crisis. De lealtades y cosas peores: Nemesio,Tomas Montoya, Divaj y Rosendo

Me quedo sola al timón, la proa hiende el agua, las olas pasan por encima de la cubierta una y otra vez, parecía el naufragio.

Revisaba los recortes de periódico, IMAGEN de Veracruz, 2009, 8 columnas a color, fueron las épocas de gloria que se quedaron inmortalizadas en tinta y papel, lloré amargamente, hubo una época cuando el periodismo no era de ficción, ni de sangre. El periodismo no tiene porque ser mercenario, el periodista no tiene porqué ser caníbal, ni voraz, no tiene porqué ser denigrado, ni masacrado.

Todavía podemos rescatar las letras y dejar de confundir el periodismo con cualquier vulgar pasión, me sumo a esa causa, a retomar el rumbo reinventándonos a diario, no olvidando porqué elegimos esta profesión, de todas las más noble, porque basta un poco de voluntad para escribir la nota, para plasmar la idea, para lanzar la intención y ya estamos de vuelta en este mundo. Todos pueden escribir, pero sólo algunos tienen el don de poner en palabras lo que sienten. Solo unos pocos son capaces de representar el alma con palabras.

 

 

*** Dicen que hay que ser infiel, pero no desleal.

Admiro a quienes en medio de la tormenta permanecen inmóviles, fieles a sus convicciones, aún cuando pareciera que todo está perdido.

En política como en la vida misma la forma es fondo y los políticos de la vieja guardia lo saben; ahí tenemos el ejemplo de un PRI desquebrajado, con pocas oportunidades de resurgir en el estado, en un Veracruz violento, agonizante, pero que en medio de esta lucha del poder guarda esperanza.

Las siglas de un partido no definen la calidad humana, no son los partidos los que han fallado, son las personas; y si de personas hablo, es necesario mencionar a quienes a mi parecer y para conocimiento de ustedes, se han mantenido firmes a su convicción (no ignoro, ni omito que también a sus conveniencias) pero es de reconocer que pese a todo, siguen de pie.

-Nemesio Domínguez Domínguez, ex presidente municipal de Santiago Tuxtla, ex subsecretario de educación del gobierno estatal, por mencionar algunos cargos, y hoy Delegado Federal de Prospera; en medio de la turbulencia no desistió, no renegó, no huyó, no se dio golpes de pecho, y menos, mucho menos cambio de partido, hoy tiene como resultado un puesto donde se desempeña como funcionario de gobierno, desde donde puede hacer política social, más, menos; lo que sí hay que reconocer es que en su trayectoria política Nemesio ha sido un servidor público de excelencia, prudente y con la paciencia que a muchos jóvenes políticos de hoy les falta, sin duda sumará a las lecciones venideras y el beneficio será para Pepe Yunes, candidato a la gubernatura de Veracruz por el revolucionario institucional.

-Tomas Montoya Pereyra, expresidente municipal de Catemaco, ex director de la extinta CODEPAP, exdiputado local, y recientemente aspirante a la candidatura por la diputación local distrito 25, otro político que ha sabido aguardar los tiempos, (aprovechando, claro está, la época de abundancia) y navegando con cautela en temporada de austeridad, ha sabido sentarse en la banca, alinearse cuando hay que hacerlo; no le tocó en esta ocasión la candidatura , pero sabe que no es el final; la ultima vez que conversamos, decía “que para estar en la política hay que tener paciencia, hay que tener estomago, pero sobre todo hay que saber interpretar y reconocerse así mismo cuando no son los tiempos. Y nunca de los nuncas bajarse del barco, morirse en la raya, siendo fiel a la causa y a un partido que le ha dado todo”. No como otros…

-Divaj Salvador Díaz del Castillo Domínguez, aunque en sus inicios perteneció al extinto Convergencia hoy Movimiento Ciudadano;  cuando Divaj cambió de siglas para sumarse a las filas del PRI, lo hizo en la plenitud del poder, hoy pese a las vicisitudes del priismo, permanece firme, a sabiendas del gran esfuerzo que requiere el PRI para levantarse. Divaj se ha mantenido con honor, pero sobre todo con lealtad, esa lealtad de la que pueden presumir muy pocos, al menos para tranquilidad y satisfacción del Senador Héctor Yunes Landa quien ha sido mentor y respaldo para este joven, y otros tantos que le dieron la espalda. Pese a lo que digan, hay que reconocer que Divaj  ha sabido caminar en este sendero de la política donde el que no cae resbala, pero sobre todo, no avanza el que no traiciona, y Divaj se mantuvo con Héctor Yunes aún después de la derrota, no como otros que a la vuelta de la esquina aplicaron la de “muerto el rey, viva el rey” porque en estos tiempos la traición es la escalera que muchos usan para subir. Divaj es candidato a la diputación local distrito 25 abanderado por el PRI y el Partido Verde Ecologista, es doble compromiso y doble esfuerzo poder ganar una elección más con simpatías personales que por el voto duro de un partido que tiene muy pocos pros, y muchos contras.

Por último y no por eso menos importante, Manuel Rosendo Pelayo, expresidente municipal y ex diputado local; aun cuando todo parece estar en su contra y pese a todo lo que digan (y mire que no es santo de mi devoción) hay que reconocerle una cosa, la congruencia.  Durante su época de plenitud y poder gritaba a los cuatro vientos su fidelidad al partido, ahora en la época de vacas flacas y cacería de brujas no se ha rajado y aunque por debajo del agua se hagan tratos con azules, amarillos y todo el arcoíris, Manuel Rosendo se sostiene como priista. Cuando le tocó ser sacrificado, se aguantó, como premio obtuvo cargos públicos que ya pasaron, pero no huyó cuando el barco se hundía, al menos por congruencia o por tantita vergüenza se ha mantenido firme con el partido que le ha dado todo, porque los que conocen su historia, saben de donde viene y aún cuando no haya sido el mejor presidente de San Andrés Tuxtla, hay que reconocerle que supo crecer, que supo esperar, que tuvo madurez política en algún momento, más que otros… y no se ha dado golpes de pecho, para quedar bien con el publico. Aspira a ser candidato por la diputación federal distrito 19,  PRI – PVE.

 

Todo esto viene a colación por lo siguiente, hoy los políticos cambian de amo como de calzones, a razón de conveniencia. Si traicionan la cuna que los vio nacer, qué nos hace pensar que no habrían luego de darnos la espalda, son fieles a sus intereses.

Lo engañan a usted con falsas promesas, le endulzan el oído argumentando el mal a los partidos que los cobijaron, a los gobiernos pasados,  y después la realidad es que no hay autonomía.

Por debajo de la mesa se hacen los tratos, entregan la voluntad de un pueblo al mejor postor, a conveniencia.

No existe el beneficio colectivo, y eso no es culpa del político, es culpa de usted y mía, que no exigimos, que no nos comprometemos, que no queremos aportar.

Es obligación de los ciudadanos exigir a los funcionarios públicos el cumplimiento de los compromisos, sin excusas; pero no esperemos que nos resuelvan los problemas sino estamos dispuestos a pagar el precio, y el precio es invertir tiempo, voluntad y valor civil para hacernos escuchar y para exigir que rindan cuentas.

Analice bien a quien le dará la oportunidad de decidir, a quien le dará el poder de mejorar o hundirnos, porque con su voto usted está entregando eso, poder.

 

Todos los comentarios vertidos en esta publicación son A Título Personal.

Si vio su nombre o no vio su nombre, pero se sintió aludido, puede quejarse a: atitulopersonalvr@gmail.com

 

Cualquier parecido con la realidad, es mera coincidencia.