COLUMNA HORA LIBRE, POR ALVARO BELIN ANDRADE “VERACRUZ, GOBERNADO POR INEXPERTOS EN SEGURIDAD”

COLUMNA HORA LIBRE, POR ALVARO BELIN ANDRADE “VERACRUZ, GOBERNADO POR INEXPERTOS EN SEGURIDAD”

Cada vez se hace más patente, y patético, que el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares es una nulidad en materia de seguridad pública. Eso sí, su titular es muy bueno en materia de propaganda, de publicidad, con lo que hace casi dos años engatusó a miles de veracruzanos que le dieron el voto creyendo que en seis meses calmaría el baño de sangre que vivía Veracruz y que hoy se ha vuelto un verdadero infierno por donde quiera que se le mire.

Con esa misma capacidad propagandística, Yunes Linares trata de encubrir sus deficiencias y las de su secretario del ramo, Jaime Téllez Marié, cuya mayor experiencia ligada al tema es la de haber sido agente de Tránsito en Boca del Río, huy, perdón, director, famoso por sembrar el terror entre los turistas, y quien ha sido señalado a nivel nacional de establecer relaciones de complicidad (su jefe dice que de información y espionaje) con una operadora de Los Zetas, Guadalupe Hernández Hervis, “La Jefa”, quien según la PGR tenía la función de “notificadora” y “enlace” de ese cártel con el funcionario.

Como parte de una indagatoria penal, la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) intervino llamadas, con autorización judicial, y exhibió que “La Jefa” hablaba con Téllez en el mismo lapso en el que ella negociaba el pago de 2 millones de pesos como rescate de una persona secuestrada que luego asesinaron sus captores.

Según la nota publicada por el diario Reforma, “La Jefa” y su pareja sentimental, Juan Adiel García Lezama, alias “El Primo”, eran los principales operadores de Hernán Martínez Zavaleta “El Comandante H”, jefe de plaza de Los Zetas en el sur de Veracruz y en el norte de Tabasco, actualmente preso. La Agencia de Investigación Criminal detuvo el 22 de septiembre a la “enlace” de Téllez Marié, fue internada en un penal de Morelos y la PGR consiguió que fuera procesada por delincuencia organizada y secuestro.

Pero Téllez Marié no actuó solo sino que tuvo la autorización expresa del gobernador veracruzano. Así, mientras en las altas esferas gubernamentales se negocia con criminales, estos siguen sus actividades delictivas libremente, lo que quedó claro con este caso ventilado por las autoridades federales a través de Reforma, pues mientras hablaban por teléfono era asesinada una víctima de secuestro en Xalapa.

Aunque el secretario de “Seguridad Pública” en Veracruz dijo ante la Unidad Especializada en Delitos en Materia de Secuestro de la SEIDO, en septiembre pasado, que la señora Hervis era informante de la SSP, “La Jefa” tenía una antigua amistad con él, pues un hermano suyo era amigo desde hace mucho tiempo de la madre de la presunta informante.

 

Con permiso para negociar

 

Aunque el gobernador Yunes Linares los defendió a capa y espada aduciendo que la relación con La Jefa había permitido la detención de “El Comandante H” por parte de fuerzas federales, lo cierto es que Téllez Marié nunca reportó la información a la SEIDO sino hasta que esta intervino los teléfonos y fue llamado a declarar.

La información fue tan crítica que Yunes debió operar de inmediato en noticieros nacionales para apagar el fuego. Ese mismo viernes 16, fue entrevistado por Luis Cárdenas, en MVS Radio, en que desestimó la información: “Es la típica nota de Reforma que tiene como objetivo enlodar… en la propia nota dice que [Téllez Marié] jamás volvió a ser citado”.

Yunes añadió que lo hecho por el secretario “sirvió para detener a uno de los jefes más importantes de la delincuencia organizada en Veracruz, apodado el H, Hernán Hernández, y la persona que proporciónó la información fue esta persona (Guadalupe Hernández)”.

 

Un gobierno infiltrado por la delincuencia

 

Invoco estos hechos, conocidos el 16 de marzo a nivel nacional, porque revelan no el grado de infiltración de Los Zetas por parte de la SSP, sino al revés. Nos permiten observar qué tan vulnerable siguen siendo las comunicaciones entre los medios altos y medios dentro de la dependencia estatal, lo que ha generado que los hechos de violencia criminal sigan al alza y que acciones como la ocurrida en el Penal La Toma, en  Amatlán de los Reyes, se conviertan en una verdadera matazón a diestra y siniestra, fuera de control por parte de la Secretaría de Seguridad Pública.

El operativo del sábado hubiera tenido toda la connotación de normalidad: se trataba de hacer una cuerda con cuatro delincuentes de alta peligrosidad que, según Yunes Linares, debían ser enviados a un penal federal de alta seguridad porque seguían operando en su zona de influencia, el centro de Veracruz. Tan normal que, según algunos informes, el secretario Téllez Marié se hallaba tomando helado en Orizaba mientras enviaba (al matadero) a policías municipales y a integrantes del IPAX.

Pero a ese débil cuerpo policiaco ya lo esperaban los reos que debían ser reubicados y que, así como controlaban la región, lo mismo hacían con el presidio, por lo que generaron un motín que tuvo como inmediato corolario el asesinato de seis policías, encerrados en un sitio donde prendieron fuego a colchones y ropa, lo que provocó su muerte por asfixia.

Si la ineptitud de Jaime Téllez Marié está causando no solo la muerte de cientos de veracruzanos víctimas de una delincuencia a la que el gobierno al que sirve no sabe controlar sino que está causando la caída en combate de decenas de policías estatales, que están dejando en la indefensión a sus familias, no es comprensible por qué el gobernador Yunes sigue empecinado en mantenerlo en el puesto y, lo más grave, con la esperanza de que gane su hijo la gubernatura y este energúmeno torpe siga dirigiendo una dependencia que ya en la anterior administración dirigió un líder de la delincuencia.

Según informó Yunes el domingo, habían fallecido 6 policías y un reo; además, siete reos más presentaban lesiones, dos de ellos de gravedad y cinco moderadas y leves (este lunes falleció uno de los reos más graves), otro grupo de internos estaba en la enfermería del penal con lesiones leves, mientras que otros 15 policías se encontraban hospitalizados, uno de ellos de gravedad.

Sin saber con exactitud el número de los reos que estaban en enfermería, el saldo hasta el momento es de 8 muertos y 21 heridos, dos de ellos de gravedad. Y solo por trasladar a cuatro reos peligrosos a otro penal, en una operación que fue filtrada, y que fue llevada a cabo con el menor número de elementos policiacos.

El domingo por la mañana, cuando ya se había mandado a un mayor número de efectivos a controlar el motín, se apareció Téllez Marié, y al mediodía, luego de protagonizar en las dunas de Chachalacas un video supuestamente turístico aunque abiertamente electoral, en que aparece con el candidato panista a Gobernador, Miguel Ángel Yunes Márquez, el gobernador apareció para dar detalles del sangriento saldo y a justificar lo realizado.

Por cierto, ante las críticas y acusaciones por promover abiertamente a su chiquillo, este gobernador totalmente desentendido de la tarea de gobernar comentó a los medios: “Aprovechando, tomé unas horas para irme con Miguel (Yunes Márquez), con Humberto Alonso Morelli, Elías Assad, ‘El Caballo’ y otros colaboradores a recorrer las dunas en motos, a practicar el esquí en arena y lo hice con mi hijo, no nos fuimos a hacer ninguna publicidad, pero en fin yo no me meto en eso y que digan lo que quieran”.

La cara más cínica, déspota y autoritaria que un gobernador haya mostrado en medio de un proceso electoral y después de una tragedia ocurrida por la impericia de su gobierno y lo infiltrado que está su dependencia de seguridad.

 

El PES por la boca muerte

 

No creo que la inminente (y anunciada) ruptura del Partido Encuentro Social (PES) con la coalición “Juntos Haremos Historia” en Veracruz le reste demasiados votos a Morena, como no lo haría si el PT hiciera lo mismo. Sin embargo, entre ambos representan entre 1 y 3 puntos porcentuales que son decisivos a la hora de sumar.

Para nadie era un secreto que el expriista Gonzalo Guízar Valladares, dirigente del PES en el estado, y quien ha anunciado que por falta de reciprocidad en la nominación de candidatos de su partido rompería su alianza con Morena y el PT en la entidad, ha sido el ariete de Miguel Ángel Yunes Linares, a quien sigue desde que fue secretario general de Gobierno durante la administración de Patricio Chirinos.

Esta decisión forma parte de la estrategia de choque que no ha dejado de aplicar el gobernador panista en contra de la oposición, para regarle de flores el camino a la gubernatura a su hijo, y no es extraño que la propia autoridad electoral, sometida a sus caprichos, salga de inmediato a señalar que ese rompimiento es posible porque los partidos tienen hasta el 22 de abril para modificar los acuerdos de coalición que registraron ante el OPLE.

La consejera del OPLE, Julia Hernández, explicó que es normal que en ocasiones los partidos no se pongan de acuerdo con la asignación de las candidaturas y se den cambios en las condiciones de los acuerdos, en alusión al anuncio del PES de romper con Morena.

Por su lado, el dirigente estatal de Morena, Manuel Huerta Ladrón de Guevara, dijo que el Partido Encuentro Social (PES) es libre de postular a sus candidatos a diputados locales, pero aclaró que ya están imposibilitados para abandonar la coalición “Juntos Hagamos Historia” para las elecciones de Presidente de la República, Senador, Diputados federales y Gobernador del Estado. “Yo creo que ellos tienen claridad de que estarán del lado correcto de la historia, está en la coalición, yo espero que se serenen y se mantengan”, apuntó.