Observatorioenlinea

Denuncian suministro de medicamentos psicotrópicos a menores en refugios para migrantes en EU

Denuncian suministro de medicamentos psicotrópicos a menores en refugios para migrantes en EU

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El 16 de abril, días después de la introducción de la iniciativa de “tolerancia cero” que separa a las familias que cruzaron ilegalmente la frontera entre México y Estados Unidos, el Centro de Derechos Humanos y Leyes Constitucionales de Los Angeles, denunció el suministro de medicamentos psicotrópicos a menores en refugios financiados por el gobierno.

De acuerdo con dicha demanda, luego de ser detenidos y en algunos casos separados de sus padres, niños migrantes reciben rutinariamente y por la fuerza una variedad de medicamentos psicotrópicos en refugios como el Shiloh Treatment Center, en Texas.

El centro Shiloh, se especializa en servicios para niños y jóvenes con problemas de conducta y emocionales, y según la demanda, los medicamentos son suministrados a los menores sin importar su condición y sin el consentimiento de sus padres.

“Si estás en Shiloh, entonces es casi seguro que estés tomando estos medicamentos. Por lo tanto, si un niño fue enviado a Shiloh después de haber sido separado de uno de sus padres, es casi seguro que esté tomando psicotrópicos”, declaró Carlos Holguín, abogado del Centro de Derechos Humanos y Leyes Constitucionales.

Además, refirió que en la demanda se establece que tomar múltiples medicamentos psicotrópicos al mismo tiempo “puede dañar gravemente a los niños”, por lo que destacó la necesidad de supervisión para evitar que los medicamentos se usen como “camisas de fuerza químicas”, en lugar de tratar las necesidades reales de salud mental.

El miércoles pasado, ante la presión de la comunidad internacional que calificó como inhumana la separación de familias, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, abandonó esa política.

El mandatario firmó una orden ejecutiva para frenar la separación de los niños inmigrantes de sus padres cuando éstos son detenidos en la frontera sur. No obstante, el decreto preservará la política de “tolerancia cero” contra la inmigración ilegal.

El documento permitirá que los niños que cruzan la frontera sur junto a sus padres indocumentados se queden con ellos, pero todos se quedarán en centros de detención de inmigrantes durante un plazo de tiempo.

“Es sobre mantener a las familias juntas y a la vez asegurarnos de que tenemos una frontera muy poderosa y fuerte”, declaró Trump a periodistas al firmar el documento.

fuente: proceso