Así de malo es dormir con el cabello mojado

Así de malo es dormir con el cabello mojado

Al final de un largo día es muy fácil tomar un baño caliente y brincar a la cama. Es momento de reconsiderar acostarse con el cabello recién lavado.

 

Es momento de reconsiderar ir a la cama con el cabello recién lavado

Al final de un largo día es muy fácil tomar un baño caliente, ponerte el pijama, lavarte los dientes y finalmente brincar a la cama. Pero, ¿alguna vez has pensado en los riesgos de dormir con el cabello mojado? Resulta que, ir a la cama con el cabello recién lavado, no es tan inofensivo como creías.

El primer punto negativo de dormir así es meramente cosmético: no puedes predecir cómo tu cabello va a lucir en la mañana. “Si tratas de peinarte después de haber dormido con el cabello mojado, probablemente tendrás problemas con la estática, las ondas, los lados planos, y puntas quebradas”, dice la estilista Olga Gilbert del J. Rusell Salon en el Sureste de California.

“Cuando despiertas con una cabellera rebelde, seguramente tendrás que mojarlo otra vez para secarlo como se debe y volver a tener el control. Esto sólo quita tiempo a tu rutina de las mañanas”, comenta.

 

Gilbert asegura que dormir con el cabello recién lavado no daña inmediatamente los folículos capilares, pero puede provocar que el cabello se quiebre, porque es más débil y fácil de romperse, cuando está mojado. “Y si lo amarras en una cola de caballo, aumentan las probabilidades de que se quiebre durante la noche”.

Si no puedes cambiar el dormir con el cabello recién lavado, es decir, te despiertas muy temprano para el trabajo, hay algunas formas sencillas para minimizar el daño.

Primero, puedes cambiar las fundas de tus almohadas de algodón a seda o satín. La seda tiene una superficie mucho más suave y menos abrasiva con tu cabello, entonces no tendrás tanto quiebre.

Después, puedes asegurarte de dormir con el cabello suelto o en una trenza floja, en lugar de la cola de caballo alta. Adicionalmente a esto, cambia tus ligas elásticas para cabello con unas más suaves que no estén tirando toda la noche. Si quieres, podrías también envolver tu cabello en una mascada de seda, pero es menos cómodo.

Finalmente, la regla más importante es nunca olvidar aplicar algún producto. Pueden ser acondicionadores, sueros, aceites, cremas para el cabello, éstas son algunas de las mejores formas de asegurar que no despiertes luciendo como una alpaca mientras proteges tu cabello del daño.

 

Fuente/RevistaSelecciónMexicana