[metaslider id="92654"]

Crónica de una fuga anunciada…

Crónica de una fuga anunciada…

Suena mi celular ocho veinte de la mañana: Es una alerta de MVS, “El Chapo Guzmán se escapó por el túnel hasta un domicilio ubicado a 1.5 km. En su celda se encontró un hueco de 50 por 50 centímetros”. Aún medio dormida veo otra alerta anterior a la 1:53 hrs: “Se fuga El Chapo Guzmán del Penal Federal del Altiplano; autoridades despliegan operativo en carreteras y aeropuerto de Toluca”. ¡Hasta el sueño se me quitó y muevo al marido que está profundamente dormido y le digo: “¡Se escapó el Chapo! ¡Se escapó el Chapo!”

Al marido no parece importarle, pues sólo asiente con su dedo índice y prefiere seguir durmiendo.

De inmediato entro al portal de Reforma y veo que Joaquín Guzmán Loera se fuga desde el sábado después de las 20:52, pues desde esa hora lo perdieron de vista los agentes especializados de las múltiples cámaras de seguridad del Penal, ¿será que en la zona de regaderas no había cámaras? Pues fue en ese lugar de la prisión de máxima seguridad de “El Altiplano”, en el Estado de México donde inicio su huida. Bueno, queda claro que ya no es de Máxima Seguridad.

La fuga es digna de una película de Hollywood y creo ya no necesitamos de los gringos pues el Chapo los ha superado. Lo ha hecho dos veces: la primera en el año 2001 en la Prisión de Puente Grande y ahora en el Altiplano donde permanecía preso desde 2014.

Desde luego que la huida es sorprendente, pues desde su ducha alguien ha cavado un conducto vertical de 10 metros que lo lleva a un túnel con una longitud de aproximadamente 1.5 km de largo bajo los muros de la prisión, y de 170×170 cm de ancho, con energía eléctrica, ventilación con tubería de PVC y rieles, el cual terminaba en una casa en obra negra en el suroeste de la cárcel, en la colonia Santa Juanita. ¡Ingenierazos admirables! Así se manifestó en las redes sociales, pues hubo comentarios que cuántos de ésos se necesitaban para Veracruz para la conclusión del túnel sumergido de Coatzacoalcos.

Preguntas, memes, comentarios y más comentarios sobre el Chapo fueron tema del domingo, incluso creo que seguiremos con más y más de ellos esta semana. Las leyendas urbanas empiezan a surgir manifestando que salió por la puerta grande, que no estaba preso, que salía y entraba del Penal como si fuese su casa, que fue convenio político con el Gobierno, que salió a reactivar la economía, que era el pasajero número 144 que acompañó a Peña Nieto a Francia, etcétera, etcétera.

Somos capaces de hacer chistes, unos muy buenos como: En Jalisco se les escapó en el carrito de la ropa sucia. En Culiacán, por debajo de la tina. Ahora por la regadera. ¡El Chapo les pone un baño!

O que tal éste: Primer acto: La Reforma Fiscal. Segundo acto: La casa Blanca. Tercer acto: Ayotzinapa. Cuarto acto: El Chapo. ¿Cómo se llamó la telenovela? ¡Los años perdidos!

O qué tal el meme que circula en las redes del Cruz Azul que dice: En mis veinte años de vida he visto dos fugas del Chapo y ningún campeonato del Cruz Azul; o el que le debe a Coppel que es más buscado y encontrado que el Chapo.

Aunque no sé usted, pero de todo esto algo me preocupa ¿Por qué muchos mexicanos ya lo esperábamos? ¿Por qué no nos sorprende la huida del Chapo Guzmán? O más bien ¿que hayan dado aviso de su huida tres horas después? ¿Quiénes estuvieron implicados en su fuga, y de qué niveles?

¿sabremos la verdad algún día? o seguiremos ¡como si nada hubiese pasado!

Tal pareciera que los mexicanos ya no creemos en las instituciones gubernamentales ni en sus discursos; sentimos que nos ven la cara con historias ya no de Televisa, sino de Telemundo, que por cierto rumoran maliciosamente  ampliará sus capítulos de la serie El Señor de los Cielos.

Hoy, México está en boca de todo el mundo con la fuga de uno de los hombres más ricos del planeta según la revista Forbes. De acuerdo al departamento del Tesoro de EEUU, tiene un poder excesivo que controla 10 países con una red criminal formada por 288 empresas y miles de operadores.

Estoy segura que este hecho dará para más, pues al menos nadie se había fugado del Penal del Altiplano. La prensa nacional e internacional seguirá con sus comentarios exhibiendo la corrupción en México. Loret de Mola hará una recreación especial para Telerisa. Caerán culpables, aunque no sean los verdaderos. Se desatará una guerra entre cárteles. Estados Unidos echará en cara la no extradición del capo. Todos le echarán la culpa a Peña Nieto y a su gabinete pidiendo su renuncia. Aunque todo esto me deja una reflexión: A veces perdiendo, también se gana.

Sí fuese el caso de que todo fue acordado: ¿Qué gana el Estado Mexicano?

Email:caballero_brenda@hotmail.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.