[metaslider id="92654"]

Mayor inversión pública desde primera infancia abatiría tasas de criminalidad y violencia: BID

Mayor inversión pública desde primera infancia abatiría tasas de criminalidad y violencia: BID

México, DF.|

El gasto asignado para atender a los niños de cero a 5 años es insuficiente, pese a ser sustantivo para apuntalar su desarrollo.

México canaliza en programas para este sector sólo el 0.4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), comparado con otros países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) cuya inversión promedio es de 1.7 por ciento del PIB, casi el doble.

Estableció Norbert Schady, asesor económico principal del Sector Social del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) al dictar la conferencia magistral “La importancia de las inversiones en Derecho Infantil Temprano en América Latina: Evidencia y alternativas de política”.

Destacó la urgencia de invertir más recursos públicos para atender las necesidades de los niños más pobres en la primera infancia “es rentable para el futuro de cualquier país, porque garantiza mayor coeficiente intelectual, más años de escolaridad, menores tasas de criminalidad y violencia, y obtienen en su vida adulta ingresos 25 por ciento más altos en promedio”, aseguró.

En el marco del Congreso Internacional “Invierte temprano, Aportaciones para el Presupuesto Base Cero”, organizado por el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP) de la Cámara de Diputados, sostuvo que es “extremadamente importante invertir en primera infancia; no invertir tienen consecuencias irreversibles”.

Los niños de la región están en muchos casos muy mal y en dimensiones críticas para su desempeño posterior, mientras el gasto asignado es insuficiente, resaltó el especialista del BID.

“El reto es mejorar la calidad educativa, mediante la capacitación de profesionales en guarderías y escuelas”, además de que los Estados no constriñan su responsabilidad sólo a brindar vacunas y dejen todas las obligaciones a las familias, ya que por la pobreza más de la mitad de los niños de 4 años de edad tienen un desarrollo del lenguaje similar a los de dos y medio años o menos.

Lo más crítico en las familias pobres es la falta de recursos, porque conlleva menor estimulación temprana y menor calidad en la educación que se ofrece a un infante afectando el desarrollo en la primera infancia.

Refirió que estudios presupuestales del BID realizados en nueve países de Latinoamérica respecto al gasto total público asignado a programas que benefician a niños de cero a 5 años, así como programas como Prospera –que benefician a este sector y del cual México es pionero en el Continente-, revelan que por cada dólar que se gasta en promedio para atender necesidades de la primera edad, se canalizan 3 dólares para infantes de 6 a 11 años.

“Justamente en este periodo tan crítico es donde no gastamos mucho comparados con el gasto para adultos mayores.

Es una inmensa diferencia el esfuerzo que hacemos como sociedad en gastar para este grupo de niños pequeños en relación a lo que hacemos con otros miembros de la sociedad”, precisó.

No es de sorprender lo que se ve después en las evaluaciones, el bajo rendimiento de los alumnos, porque “es muy difícil aprender cuando los niños llegan a la escuela ya con déficits tan serios”.

 

 

Fuente Notilegis/fcf Foto: Archivo

Leave a Reply

Your email address will not be published.