Observatorioenlinea

Hipólito, en la encrucijada: ¿Morena pagará los platos rotos?

Hipólito, en la encrucijada: ¿Morena pagará los platos rotos?

Independientemente de la gravedad del problema de recolección de basura en la capital del estado, agudizado tanto por la falta de oficio político del ayuntamiento en su totalidad (y no solo del alcalde Hipólito Rodríguez), como porque hay quienes han aprovechado la coyuntura para empinar aún más la gestión de un gobierno surgido de Morena con miras a los próximos comicios, lo cierto es que la petición de renuncia del alcalde xalapeño es inopinada como torpe.

La mayoría de los ayuntamientos enfrentan periodos de crisis graves. Dependiendo del carácter de los presidentes municipales (que se han convertido en minúsculos tiranos) y de la capacidad tanto de los ediles como de los funcionarios municipales, dichas crisis pueden ser breves o prolongadas, leves o profundamente dañinas para los ciudadanos.

En el caso de Xalapa, la situación se ha complicado gravemente. A la crisis generada por la incapacidad y capricho de los funcionarios municipales que no han querido atender una de las tantas tareas que les corresponden, como es combatir la proliferación de baches en calles y avenidas de la ciudad, se ha sumado el problema de la recolección de basura.

En el caso de los baches es verdaderamente ridículo y falso el argumento esgrimido por un alto funcionario municipal en el sentido de que el ayuntamiento en manos de Morena debe estar más preocupado por atender las demandas de las colonias y congregaciones pobres, que por destinar recursos a arreglar vías que usan quienes tienen autos.

Si no quieren administrar una ciudad, que se constituyan en organización social (de las que carece Morena) para que luche por llevar soluciones y recursos a esos sitios, como malamente hace Antorcha Campesina, pero fueron electos para gobernar la ciudad; las calles y avenidas las usan pobres y ricos, en autos, motocicletas, bicicletas y autobuses, y los baches entorpecen gravemente la movilidad urbana, además de generar pérdidas económicas.

Y es que el académico universitario Hipólito Rodríguez nunca ha estado preparado para un puesto político-administrativo del tamaño de la alcaldía en un municipio tan complicado como Xalapa y que, en general, sus funcionarios son una verdadera nulidad, muchos de ellos también salidos directamente de la academia, sin ninguna experiencia de actividad política que no sea la grilla universitaria a nivel burocrática,

 Vulneran el proyecto de Morena

Lo más grave para ellos es que están reventando el proyecto de Morena. Por eso hay voces dentro de ese mismo partido que se manifiestan contra la ineptitud de Hipólito Rodríguez, de su síndica Ivonne Cisneros y de sus demás funcionarios, porque están poniendo a la población contra el proyecto que apenas encabezarán Andrés Manuel López Obrador y Cuitláhuac García Jiménez en el país y en el estado. Por cierto, eso mismo hacen los ediles de Poza Rica, Minatitlán y Coatzacoalcos con sus torpes iniciativas.

Ya hemos visto las voces de alarma que ha levantado el senador Ricardo Ahued Bardahuil por la infinidad de quejas que le han llegado en contra del ayuntamiento y su alcalde, por no atender los problemas de bacheo y manejo de la basura, y hasta el momento no hemos visto alguna declaración del gobernador electo en torno a la gestión de Morena en la capital.

¿Que le están queriendo mover el tapete sus adversarios políticos criticando y profundizando los problemas? ¡Vaya descubrimiento! ¿Y de qué sirve que lo denuncien a través de su ineficaz oficina de comunicación, cuando los problemas más sentidos en estos momentos siguen sin ser resueltos?

Alguien les debió prevenir que no entrarían a jugar a la víbora de la mar sino a enfrentar el poder de un gobierno autoritario como el de Miguel Ángel Yunes Linares, un ser maquiavélico y de mala entraña que rápidamente les complicó el traslado de la basura a otros depósitos, luego de agilizarles la resolución positiva de la demanda contra la empresa que administra el relleno sanitario de El Tronconal, mediante su clausura.

Dentro de su equipo político, alguien debió explicarles que el PRI casi murió en los pasados comicios pero sigue manejando tanto sindicatos municipales como organizaciones sociales; que dentro del mismo Morena no todo es miel sobre hojuelas, y que se necesita poner a trabajar a los funcionarios para que aporten soluciones y no solo se queden atrás empujando a su jefe hacia el desfiladero.

En el caso del relleno de El Tronconal creo suponer que no esperaron una rauda (y sospechosa) resolución de la Fiscalía, decretando la validez de los argumentos municipales contra la empresa Proactiva por daño ambiental y ordenando la clausura del espacio; tan no lo esperaban que no tuvieron plan B. La puerta que se cerró en la clausura del relleno sanitario, les agarró los dedos. Y así siguen, sin saber cómo resolver este grave problema.

El problema es que su incapacidad para gestionar en medios de comunicación se volvió digno de un capítulo en un manual de comunicación institucional sobre lo que no se debe hacer, y a la crítica masiva de los medios se sumó la de las “benditas redes sociales”, como las bautizó AMLO la noche del 1 de julio en el Zócalo de la Ciudad de México.

Han sido muchos los daños generados por la incapacidad de Hipólito y su equipo: han dejado a muchas familias sin el sustento al despedir a decenas de empleados municipales; han puesto a punto de la bancarrota a comerciantes de la Plaza Ánimas por un manejo torpe de las expresiones del alcalde sobre el posible riesgo de derrumbe en una parte del estacionamiento; están a punto de perder una inversión de más de 150 millones de pesos provenientes del BID para crear un biodigestor en el relleno clausurado; han generado varias horas muertas de xalapeños en sus traslados por la proliferación de baches, y ahora van varios días sin que se recojan los desechos sólidos de los xalapeños, pese a que quienes tienen inmuebles pagaron por ello en su boleta del impuesto predial.

Y, sin embargo, la petición lanzada por una organización denominada Observatorio y Contraloría Ciudadana, que comanda Hilario Arenas Cerdán, para que renuncie Hipólito Rodríguez me parece desmesurada y, en todo caso, que la apliquen también a otros alcaldes ineptos como el que gobierna el ayuntamiento de Veracruz.

 Las benditas redes sociales

“Noticia de última hora: El Presidente electo convocará a 50 mil jóvenes –mujeres y varones– a conformar el Ejército de Paz y que para ello se afilien a las Fuerzas Armadas o Policía Federal. Espero que el joven Antolini se enliste…” Ivonne Melgar @ivonnemelgar

 Diputadas al rescate de Hipólito

Las diputadas locales de Morena, Daniela Griego Ceballos, Rocío Pérez Pérez y Guadalupe Osorno Maldonado estuvieron prestas en el Congreso para apoyar al camarada en aprietos. Juntas atendieron este miércoles a los trabajadores de Limpia Pública municipal y ofrecieron colaborar con el Ayuntamiento de Xalapa para encontrar una solución a la crisis de la basura.

Un contingente de trabajadores municipales que salieron de la cochera de Limpia Pública en Rébsamen para manifestarse en Palacio de Gobierno, se trasladaron al Congreso del Estado para pedir apoyo para la resolución de un problema que ellos pueden resolver en 72 horas, según dijeron, pero que el equipo edilicio ni siquiera les ha querido escuchar.

Las legisladoras de Morena manifestaron su compromiso de atender el llamado de la sociedad y de los trabajadores municipales, tendiendo puentes entre los niveles de gobierno involucrados en el problema ambiental. Daniela Griego, incluso, exhortó al Gobierno del Estado a cumplir con la “buena voluntad” anunciada un día antes por el Ejecutivo, y se ordene la reapertura del relleno sanitario de El Tronconal. “Una salida inmediata sería que se levantaran los sellos de clausura del relleno sanitario de El Tronconal, y pudieran, momentáneamente, volver a colocar la basura ahí”.

Rocío Pérez Pérez, presidenta de la Comisión de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático de la Legislatura, dijo que el origen del problema del confinamiento de la basura de Xalapa está en el propio Congreso del Estado, donde la mayoría legislativa del PAN, con el voto en contra de Morena, autorizó la ampliación de la concesión del relleno sanitario por 15 años más a la empresa Proactiva.

Guadalupe Osorno Maldonado informó que, después del diálogo con los representantes de los trabajadores de limpia pública, se acordó que este miércoles quedará solucionado el problema de recolección de basura en el municipio de Xalapa.

 Preocupa a panistas corrupción de quienes quieren dirigirlos

Juez y parte, el presidente de la Comisión de Vigilancia del Congreso local, el diputado panista Juan Manuel de Unánue Abascal, descartó que el resultado de la cuenta pública y las observaciones emitidas por el ente auditor contra Joaquín Guzmán o el propio José de Jesús Mancha Alarcón, puedan interferir en el proceso interno de la renovación de la dirigencia de Acción Nacional, donde ambos son candidatos.

Menudo trabajo de retoque le corresponderá a este panista, quien apoya la reelección de José de Jesús Mancha Alarcón, preocupado por la bola de nieve que va creciendo por la concesión de contratos de obra pública al dirigente estatal panista con licencia, y quien pidió madurez a los dos militantes y sus planillas para evitar que la información que resultó de las auditorías que emitió el Órgano de Fiscalización Superior (Orfis) sean motivo de guerra sucia.

Y mire que los panistas pronto aprendieron de los priistas. Por lo pronto está confiado en que Joaquín Rosendo Guzmán Avilés, alias Chapito, logre justificar observaciones de cuando fue titular de la Sedarpa por el manejo de 500 mil pesos, así como por 38 millones de un fideicomiso público.

Su amigo Pepe Mancha solo recibirá el baño de agua negra por haber incurrido en tráfico de influencias para lograr contratos de obra pública, aunque seguramente pasarán tragos amargos los dos senadores panistas de Veracruz que ya hemos mostrado en este espacio. Y respecto al Chapito, dijo que no hay problema porque el tema de la aprobación de la cuenta pública y la solventación de lo observado por el Orfis no coinciden en fechas, por lo que habrá tiempo para cumplir con la campaña interna para elección de dirigente, que concluye el 11 de noviembre, y después presentar la documentación que acredite el gasto.

En ese tema seguramente recibirán todo el apoyo del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, a quien no le convendrá salir con el estigma de la corrupción que él prometió combatir.