[metaslider id="92654"]

Remedios para mejorar la piel seca en invierno

Remedios para mejorar la piel seca en invierno

 

  • El frío reseca nuestra piel porque debilita su barrera natural.

  • Si descuidamos nuestra dermis no solo aumentará la sequedad, sino que pueden aparecer otras afecciones como eccemas o psoriasis.

  • Te ofrecemos tres consejos infalibles para que tu piel no sufra este invierno.

El frío hace que se “debilite la función barrera y se reseque nuestra piel”, dice la dermatóloga Cristina Eguren, directora médica de Clínica Eguren y miembro de la AEDV (Academia Española de Dermatología y Venereología).

En invierno es frecuente que surjan distintos problemas derivados del frío, siendo el principal la sequedad de la piel, pero también la aparición o empeoramiento de eccemas, psoriasis u otras afecciones. En algunas ocasiones también pueden aparecer sabañones (una inflamación de los vasos sanguíneos por el frío) “aunque son menos frecuentes que antiguamente, pues tenemos mejores medios de calefacción”, explica la doctora Eguren.

Si nuestra piel tiene tendencia a ser seca y empeora en invierno, hay algunos remedios que podemos poner en práctica para cuidar y mantener hidratada nuestra piel. “La prevención es especialmente importante en pacientes que tengan afecciones como dermatitis atópica, que les predispone a tener la piel más seca”, matiza Eguren. Te ofrecemos 3 consejos infalibles:

Abrigarse de forma adecuada

El aire frío del invierno es el principal causante de la sequedad cutánea. Por ello, es imprescindible proteger nuestra piel de forma adecuada de los agentes climatológicos. Debemos procurar abrigarnos bien el cuerpo, pero también la cara y las manos con gorros, bufandas y guantes.

Utilizar ropa de abrigo, además de prevenir la sequedad de la piel, también puede ayudar a que nos libremos de algún que otro catarro.

Por otro lado, es conveniente utilizar ropa holgada que permita que la piel transpire y, si es posible, de tejidos naturales.

 

Evitar el contacto directo con fuentes de calor

El contacto directo y prolongado con fuentes de calor aumentará la sequedad dérmica. Esto se debe a que la calefacción rebaja la humedad de la vivienda y a que el agua caliente puede eliminar la barrera natural de nuestra piel.

Por todo ello se recomienda limitar las duchas al tiempo justo y necesario y no excedernos con la temperatura. Asimismo, debemos evitar las altas temperaturas en el hogar y el uso abusivo de la calefacción. Otro remedio es que si vivimos en un lugar de clima seco o el ambiente de nuestro hogar está especialmente reseco en invierno, podemos colocar humidificadores en casa.

Utilizar crema hidratante

Realizar una limpieza e hidratación apropiada de nuestra piel es una rutina que se recomienda durante todo el año. Sin embargo, en invierno suele ser un remedio que no debemos obviar y realizar de forma frecuente.

Para evitar la sequedad en la piel podemos limpiarla con jabones que contengan aceites o grasas naturales y, posteriormente, aplicar lociones y cremas humectantes.

Sobre todo, debemos hacer especial hincapié en el cuidado de nuestras manos y labios, ya que son unas de las partes de nuestro cuerpo que más sufren los perjuicios del frío y del viento. Podemos llevar una crema de manos y de labios siempre encima para ir aplicándolas de forma constante durante el día.

FUENTE/NIUS