¿Pruebas Covid-19 para entrar a un antro en CDMX? Proponen este protocolo

¿Pruebas Covid-19 para entrar a un antro en CDMX? Proponen este protocolo
  • Antros y Bares de la CDMX propondrán aplicar pruebas Covid-19 a sus clientes como parte de su protocolo de reapertura.

La aplicación de pruebas Covid-19 previo al acceso de un antro o bar en la Ciudad de México se discutirá en las siguientes mesas de diálogo entre la industria de los centros nocturnos y el gobierno local para la elaboración de un protocolo de apertura más adelante.

De acuerdo con Helking Aguilar Cárdenas, presidente de la Asociación Mexicana de Bares, Discotecas y Centros Nocturnos (AMBADIC), en la última reunión con la administración de Claudia Sheimbaum se sugirió que se aplicaran reactivos para detectar coronavirus a los asistentes para permitir su entrada al lugar, pero es una propuesta que están afinando.

En entrevista para Forbes México adelantó que este tipo de negocios están contemplado que los clientes presenten una prueba negativa de Covid-19 no mayor a 72 horas para su ingreso, o en su caso, realizar reactivos rápidos en el lugar.

Apuntó que ello sería una responsabilidad del establecimiento y de los clientes, por lo que descartó por el momento pedirle a la autoridad de la CDMX que colabore con insumos o gastos para dicho proceso.

En ese sentido, mencionó que por ley los antros y bares deben de contar con un paramédico durante toda su operación, por lo que podría ser dicho personal el que se encargue de realizar las pruebas de Covid-19, pero habría que estructurar una mejor propuesta para destinar un espacio adecuado.

Además, dijo que los resultados de los exámenes los compartirían con las autoridades y exhortaron a que los jóvenes se apliquen este tipo de pruebas.

Al cuestionarlo sobre quién absorbería el costo del reactivo, el empresario agregó que tendrían que ser los antros y bares quienes correrían con el gasto o se le podría cargar a los usuarios por medio del cover o entrada al lugar.

Aguilar Cárdenas recordó que le han presentado al gobierno de la CDMX un protocolo de reapertura para que este tipo de establecimientos puedan operar al 30% de su capacidad en semáforo naranja, sin embargo todavía no hay una sentencia firme y las pláticas están en desarrollo.

Agregó que entre sus propuestas está implementar un horario diferenciado a los restaurantes para atraer la atención de los clientes, ya que su operación sería de las 9 de la noche a la 1 de la mañana, con un extra de 30 minutos sin servicio para desalojar a los asistentes de manera escalonada y evitar aglomeraciones.

Apuntó que el ingreso sería con previa reservación, las pistas de baile estarían inhabilitadas, el servicio de barra sólo sería para meseros para evitar que el cliente pida sus bebidas y el acceso al baño sería controlado para no saturarlo.

A pesar de ello, abundó que esto será valorado por el consejo epidemiológico de la CDMX.

 

“En un bar de 400 personas, abrir al 30% implica 120 personas en un espacios de 500 metros cuadrados, da un buen espacio para mesas separadas, bien cuidadas”, añadió Aguilar Cárdenas.

Además, refirió que habría un máximo de 6 personas por mesa y todos los asistentes deberían usar cubrebocas en todo momento, menos cuando estén sentados con su grupo de asistentes.

El gobierno de la CDMX ha reiterado en diversas ocasiones que los lugares cerrados, con poca ventilación y gran número de personas son riesgosos para la transmisión del Covid-19 a través de aerosoles, pequeñas partículas que se quedan suspendidas en el aire.

Ante ello, el presidente del gremio de antros y bares aseguró que la gran mayoría de estos establecimientos tienen equipos que pueden adaptarse para extraer el aire del lugar y crear mecanismo de ventilación, los cuales faltaría que aprobara la autoridad sanitaria.

Fuente / Forbes