Vacunas COVID-19 aprobadas para niños de más de 12 años: un primer estudio analiza sus beneficios

Vacunas COVID-19 aprobadas para niños de más de 12 años: un primer estudio analiza sus beneficios

*Hay concordancia mundial en las recomendaciones de vacunación a menores. Ahora se están realizando también estudios en niños más pequeños de hasta 6 meses.

Si bien la mayoría de los niños han tenido síntomas leves o ningún síntoma, miles han sido hospitalizados y varios cientos han muerto. Los niños con afecciones subyacentes tienen más probabilidades de experimentar efectos graves de COVID-19, pero incluso los niños sanos pueden verse gravemente afectados. Los niños pueden transmitir COVID-19 a otras personas y también pueden tener efectos a largo plazo que duran meses. Por estas razones, los niños deben estar protegidos contra el COVID-19.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) y los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) han ampliado recientemente la autorización de uso de emergencia (EUA) de la vacuna COVID-19 Pfizer a adolescentes de 12 a 15 años. Esto significa que la FDA y los CDC determinaron que los ensayos clínicos muestran que esta vacuna es segura y eficaz para los niños de este rango de edad.

Las pruebas actuales de seguridad y eficacia de las vacunas para niños de 2 años en adelante pueden llevar a la autorización de una o más de las vacunas COVID-19 para niños más pequeños en los próximos meses.

Actualmente, tres vacunas están autorizadas para adultos en los Estados Unidos. En estudios de decenas de miles de personas, estas vacunas fueron seguras y efectivas. La vacuna fabricada por Pfizer fue autorizada recientemente para niños de 12 años en adelante. Se recomienda administrar dos dosis de esta vacuna con 3 semanas de diferencia. Las otras dos vacunas fueron autorizadas para personas mayores de 18 años, pero se espera que pronto estén disponibles para adolescentes. Se están realizando estudios en niños más pequeños de hasta 6 meses de edad y, si estos estudios muestran que son seguros y efectivos, las vacunas podrían estar disponibles para niños a fines de 2021 o principios de 2022.

Los niños que recibieron la vacuna Pfizer en los estudios tenían muchas menos probabilidades de enfermarse por COVID-19. Aunque estas vacunas se desarrollaron rápidamente en respuesta a la pandemia de COVID-19, no se omitieron pasos en las pruebas de seguridad. Al igual que los adultos, los niños pueden tener reacciones adversas a las vacunas COVID-19, que incluyen dolor en los brazos, dolores musculares, fiebre y escalofríos. En la mayoría, las reacciones adversas son leves, duran de 1 a 2 días y los síntomas se pueden tratar con Tylenol (acetaminofén).

Estas reacciones adversas son señales de que el sistema inmunológico del niño está generando protección en respuesta a la vacuna. Debido a que la vacuna no contiene el virus COVID-19, no es posible enfermarse con COVID-19 debido a la vacuna.

Aunque el COVID-19 en los niños suele ser más leve que en los adultos, algunos niños pueden enfermarse gravemente y tener complicaciones o síntomas duraderos que afectan su salud y bienestar. El virus puede causar la muerte en los niños, aunque esto es más raro que en los adultos.

Al igual que los mayores, los niños también pueden transmitir el coronavirus a otras personas si están infectados, incluso cuando no hay síntomas presentes. La vacuna COVID-19 protege contra este daño potencial al niño y a otras personas, incluidos familiares y amigos que pueden ser susceptibles.

 “Todas ellas son razones para no demorar la vacunación de los pequeños -señala Anna Sick-Samuels, pediatra especializada en infectología del Hospital para niños Johns Hopkins-, además de que considerar una vacuna COVID-19 para su hijo es proteger la salud de la comunidad en general. Cada niño o adulto infectado con el coronavirus brinda la posibilidad de que el virus mute y cree una variante que podría resultar más peligrosa o resistente a las vacunas y terapias disponibles. Menos infecciones en general entre la población significa menos posibilidades de variantes peligrosas del coronavirus”.

La mejor manera de proteger a los niños es que reciban la vacuna COVID-19 cuando esté autorizada para su grupo de edad, incluso si han tenido COVID-19 en el pasado. Los niños se consideran completamente vacunados 2 semanas después de la segunda dosis de la vacuna.

Allison Messina, integrante de la Junta Estadounidense de Pediatría y especialista en infecciosas pediátricas, sugiere que “los niños que son demasiado pequeños para ser vacunados pueden protegerse de otras formas. Ahora sabemos mucho sobre cómo se propaga el virus. Deben continuar con el distanciamiento físico, usar máscaras y lavarse las manos. Las actividades al aire libre son más seguras que las interiores, y se deben evitar los eventos concurridos, incluso al aire libre”.

La coincidencia de muchos pediatras, además, incluye advertencias en torno a la salud en general, concomitante con la vacunación. “Muchos niños -advierte Sick-Samuels- se han retrasado en los controles y las vacunas infantiles durante la pandemia. La vacuna COVID-19 se puede administrar con otras, por lo que es un buen momento para ponerse al día. Finalmente, para mantenerse saludables, los padres también deben vacunarse con la vacuna COVID-19”.

Fuente /Infobae

administrator
Equipo de redacción de ObservatorioEnLinea.com. Noticias del Estado de Veracruz, desde la Zona de Los Tuxtlas.

Related Articles